5 reflexiones tras el ‘Taller de Twitter para Médicos de Familia’ en #semergengal2015
25/06/2015
auditoría presencia online evaanyon
Por qué una auditoría de presencia online
06/01/2016
Ver todo

Te equivocas con tu Facebook de empresa

te estás equivocando con facebook para empresas eva añón
A estas alturas del siglo XXI, casi todos sabemos gestionar nuestro perfil personal de Facebook, ¿a que sí? Es fácil: subes una foto con un comentario, compartes desde el Whatsapp del móvil ese vídeo tan divertido directamente al muro, haces me gusta en las publicaciones de tus amigos o las compartes en tu muro. Hasta ahí todo bien. Así que, ahora empiezas a utilizar Facebook para tu negocio porque, al fin y al cabo, no presenta complicaciones extra, ¿verdad? Abres una página (porque ya sabes que un perfil personal no se puede utilizar para una empresa) y te dispones a colgar fotos de tus productos y/o servicios.  Pero al cabo de semanas te das cuenta de que no tienes likes, ni comentarios, ni publicaciones compartidas. Es decir: aburres hasta al apuntador. Sin duda, te equivocas con tu Facebook de empresa.

El tipo de comunicación que tienes que hacer en tu página no tiene nada que ver con los mensajes de tu perfil personal: allí hablas con tus amigos y cuelgas información que, aunque noe les guste a ellos, a ti te gusta colgar. Porque no nos engañemos: colgamos en nuestro muro lo que nos gusta a nosotros y nos importa bastante poco el feedback de los amigos. En cambio, aquí, en tu página de Facebook para empresa compartes información interesante para tus clientes actuales o potenciales y conversas con ellos para obtener un feed back que necesitas para corregir errores y mantener estrategias que les agraden. Allí estás para pasártelo bien y ver gatitos nocturnos, pero aquí estás ofreciendo un servicio y hablando sobre tu sector… aunque también te diviertas.

Pero todavía hay muchas pymes y pequeñas empresas que no tienen nada claro que esto es así, rebaten con argumentos inverosímiles las recomendaciones del profesional del marketing y no atienden a razones porque desconocen completamente cómo funciona Facebook. Por más que les expliques, propongas o demuestres lo que funciona, insisten en que se dirija la comunicación en Facebook con sus criterios.

Estos son algunos de las prácticas erróneas más frecuentes en la gestión de páginas de Facebook que he visto en primera persona y que me han llevado a decir al cliente: “Te equivocas con tu Facebook de empresa”.

  • Mantener incompletos los datos del negocio en la página de Facebook. El público busca, cada vez más, información sobre tu negocio en las redes sociales. Facebook destina un espacio destacado para que escribas toda la información de tu negocio…pero insistes en mantener horarios incorrectos, no has completado todos los apartados disponibles, no has pensado en cuál es el texto que defina tu actividad con las palabras clave adecuadas, no tienes enlazada tu web y otras redes sociales, tu teléfono de contacto está incorrecto…Así que, cuando el cliente potencial llega a tu página, se desespera buscando los datos de contacto e información y se va a la competencia en cuestión de segundos.
  • Desatender a la audiencia. No tiene sentido que tengas un canal online abierto y en funcionamiento si no vas a estar al otro lado interactuando, respondiendo las preguntas, resolviendo las dudas y escuchando a tus clientes. Ellos esperan que les atiendas igual de bien en tu negocio que en tu página de Facebook y consideran “cubre” no obtener respuesta en un corto periodo de tiempo. Además, si interactúas con tu audiencia es más fácil que sepas qué busca, qué le gusta y qué no.
  • Mirarse el ombligo. Aburre y mucho que te pases el día contando cuál es tu producto o servicio y lo bien que lo haces. Nadie está en redes sociales para leer sobre los egos de los demás. Facebook es un entorno en el que se comparte, comenta, reacciona, se busca información y entretenimiento. Así que, ¿por qué no te centras en crear contenido que sepas que pueda gustar e interesar a tus fans, que sea útil, entretenido, divertido, curioso, emocionante…? Ah! Y procura que tenga relación con tu producto o servicio, claro.
  • Publicar sin ton ni son y sin estudiar el impacto de lo publicado. Cada comunidad funciona de una manera determinada. Tienes que destinar un tiempo cada semana para analizar cómo reaccionan tus fans a las publicaciones en cuanto a tipo y periodicidad. Las últimas tendencias en Facebook indican que es mucho mejor seleccionar pocas publicaciones a la semana que tengan calidad, sean impactantes y dejen huella, frente a las publicaciones diarias “por obligación”. Si aburres a tus fans, Facebook te lo hará pagar caro ocultándoles tus publicaciones a aquellos fans que dejan de hacer like en las mismas y perderás alcance y engagement. Así que, perderás oportunidades de mostrar tus productos y servicios.
  • Comunicar de manera impersonal.  Provocarás más emoción y reacción en un seguidor si le cuentas algo”de tú a tú” que si cuentas algo impersonal. Decide en qué términos vas a hablar a tu comunidad y procura que sea con respeto pero también con cercanía. Personaliza la comunicación: si  alguien de tu equipo ha creado/logrado algo, personaliza la publicación hablando de esa persona por su nombre. Verás que será más fácil lograr la interacción de tu público en esos casos y te percibirán como más cercano y confiable.

Podríamos seguir hablando de consejos o tips para que puedas gestionar tu página de Facebook de manera eficiente y adecuada, pero en realidad, lo que interesa es comprender que, de la misma manera que no todo el mundo está capacitado para cocinar en un restaurante o conducir un camión, no todos los empresarios están capacitados para gestionar una página de Facebook de empresa. Ni sus sobrinos, ni sus amigos, ni un empleado espabilado. Y aquí no hemos hecho más que hablar de publicaciones en el muro: no hablemos ya de hacer publicidad en Facebook o gestionar comentarios negativos.

El no contar con profesionales que gestionen la presencia online de las empresas, puede salir muy caro pero creo que no hemos sido capaces de transmitirlo a los empresarios. ¿No creéis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *